Freixenet
X

#LosPequeñosPlaceres entrevista a SEBASTIÀ RAVENTÓS

Porque la vida está llena de pequeños momentos para celebrar, Freixenet presenta “Los pequeños placeres”, una serie de entrevistas con personajes relevantes no solo del mundo vitivinícola sino también de la restauración, el deporte, la medicina, la comunicación… Personas aparentemente muy distintas pero que comparten su pasión por el trabajo bien hecho y sus ganas de disfrutar y celebrar los pequeños placeres de la vida.

SEBASTIÀ REVENTÓS

El pasado 2 de agosto dio comienzo uno de los momentos más especiales del año en Freixenet: la vendimia. Un año en el que se ha empezado más temprano que nunca. El responsable de nuevos proyectos de viñedos Sebastià Raventós nos cuenta esta particularidad y nos comparte su pasión por su trabajo en esta entrevista.

Este año se dice que la vendimia ha sido de récord.

Un récord histórico, porque nunca antes se había empezado la vendimia tan temprano, en pleno agosto.

Y seguramente usted sabe el por qué…

Son muchos años ya y este 2017 las condiciones climáticas han sido más extremas.

Por lo tanto, ¿podemos decir que este año la vendimia es especial?

Podemos decir que es una vendimia temprana, sana y corta. Temprana porque el calor y la falta de agua han precipitado la maduración de la uva. Sana porque la uva está llegando a los centros de prensado con un estado de sanidad impecable y con un grado alcohólico adecuado de todas las variedades. Y corta porque, probablemente, todas y cada una de las variedades cosecha menos cantidad que el año anterior, dato que se irá comprobando a medida que se vaya cerrando la vendimia de las mismas. Lo que sí ya sabemos es que es de gran calidad.

Menos cantidad, pero mayor calidad

Sí, este año hay menos uva y ha madurado muy rápido, solo verla sé que haremos un producto de gran calidad.

¿Este 2017 decidir cuándo vendimiar debe haber sido más difícil?

Mira, lo bonito de este trabajo es que no hay un año igual. Tú tratas las viñas, observas el comportamiento del suelo, controlas las podas de todas las variedades y al final es la uva quien te lo dice. Miramos cada baya detenidamente, la abrimos, miramos la pulpa, su estado de maduración, el gusto según toca el sol o no… Tiene que haber un equilibrio para saber con exactitud cuándo vamos a vendimiar.

Pero en años así, los viticultores deben tener más dudas sobre la cosecha.

Trabajamos con más de 1.000 viticultores y hablamos con todos. Mi trabajo es darles consejo en todo lo que necesiten y transmitir un savoir-faire para conseguir la mejor uva y tener un productor prácticamente ecológico.

Toda una responsabilidad…

Lo importante es conocerlos bien a todos, transmitir tu trabajo y creerte lo que haces.

Publicado hace 3 meses

x